27 septiembre 2010

Eels: La leyenda del freak americano (crónica del concierto en La Riviera, Madrid, 18/09/2010)


Hace algo menos de 9 años tuve la posibilidad de ver a Eels por primera vez, en noviembre del 2001. Era la gira del Souljacker y estaba más intrigado que emocionado. También fue en La Riviera, en el festival Minipop, junto a James, Sexy Sadie y Cecilia Ann. Fueron los triunfadores de esa noche, sobre todo por el mal sonido de James y por la propuesta tan marciana que nos ofrecieron. En definitiva, nos dejaron con ganas de más.

 

Casi nueve años después, la emoción superaba a la curiosidad de ver como se había desarrollado la banda Las expectativas de ver al grupo reformado y con un repertorio más extenso eran altas pero, al igual que la primera vez, se quedaron cortas. El público que abarrotó La Riviera salió con una sonrisa y tarareando alguno de los temas que sonó esa noche.

El concierto comenzó suave pero con mucha intensidad, primero salió sólo Mr. E ataviado con un mono blanco, gafas de sol, barbas a lo ZZ Top y un pañuelo en la cabeza que tapaba toda su frente. Comenzó con «Grace Kelly blues» y después «3 speed» y «End times» con The Chet a la pedal steel. A partir de aquí entró toda la banda, Koool G. Murder al bajo, P-boo a la guitarra y Knuckles a la batería, toda una banda de barbudos. El setlist estuvo compuesto mayoritariamente por canciones de sus tres últimos discos, evitando completamente el Shootenanny!, incluyendo solamente un tema de cada uno de sus dos primeros discos y dejando fuera singles antológicos como «Novocaine for the soul» o «Last stop: this town». Hubo algunas sorpresas como versiones «She said yeah» de The Rolling Stones, «Summertime» de George Gershwing y la más coreada «Summer in the city» de The Lovin' Spoonful. Además hicieron versiones de sus propias canciones acelerándolas y haciendolas más rockeras o fusionándolas con «Twist and shout» como «Mr. E´s beautiful blues».



En general hicieron un concierto demoledor, las canciones sonaron intensas y emotivas. Algunos temas como «Dog faced boy», «Fresh blood» o «Prizefighter» fueron brutales, muy compactos y agresivos, casi amenazantes. En los medios tiempos como en «In my younger days», «Spectacular girl» o «That look you give that guy», sonaron casi preciosistas, con muchos detalles y muy precisos en la ejecución.

Otra vez nos quedamos con ganas de más, un set de hora y media es corto para resumir 9 álbumes, y a todos nos faltaron canciones. Esperemos que la próxima vez no tarden tanto en volver.



Texto: JaviKaos
Fotos y Slide: Alk
Vídeo: JaviKaos

1 comentario:

Joven Frodo dijo...

¡Estupendo concierto y estupenda crónica! Sólo diré tres palabras: «I like birds».