22 julio 2009

Pony Bravo

Si Arizona Baby son los cowboys de la desértica meseta castellana, Pony Bravo podrían ser un "equivalente" sevillano.

De hecho se me ocurre según voy escribiendo esto, que quizás estemos ante la consolidación de un nuevo movimiento musical en nuestro país, de tantos y tan buenos grupos que buscan inspiración en la música con raíces americanas, y creo que no seríamos pocos los que nos lanzaríamos a recorrer una "Ruta 66 de La Plata" o la "Cañada Real del Rock", por ejemplo, a modo de festival itinerante.

Pony Bravo se forman en el año 2005 y son Daniel Alonso, voz y teclados, Dario del Moral y Pablo Peña, bajo y guitarras y Javier Rivera, batería. Su primer LP es un disco de producción propia, cosa cada vez más común en los grupos actuales (excepto para Triunfitos y otros productos televisivos de dudosa calidad), fue grabado en el Cortijo Troya en otoño de 2007 y finalizado en su estudio de grabación: La Mina. La primera edición de “Si bajo de espalda no me da miedo (y otras historias)” la sacó el sello independiente Monterrey en 2008, y en 2009 Pony Bravo lo reedita a través de su propio sello El Rancho (de nuevo bajo licencia creative commons). De hecho está disponible para descarga gratix en su myspace.

Ya en la primera escucha del trabajo se da uno cuenta de encontrarse ante un sonido propio y muy particular, con múltiples influencias tanto de su tierra, ya que el flamenco y la copla están ampliamente representadas, como de otras partes del mundo, fundamentalmente el rock americano, pero también reggae, músicas africanas, jazz, tango, etc que más que fusionar podríamos decir que contrastan.
También llaman muchisimo la atención los carteles de conciertos y demás obra gráfica realizados por Daniel Alonso (voz y teclados de Pony Bravo), de los que podéis ver un par de muestras en este post.

Otra gozada audiovisual viene de la mano de Las Buenas Noches, el grupo donde lleva la voz cantante Rubén Alonso, hermano de Daniel, que también es una gozada musical, donde se mezclan guitarras del más genuino rock fronterizo con tintes del altiplano andino. Y es altísimamente recomendable darse un paseo por su web donde, aparte de disfrutar como un enano del diseño y los dibujos de Miguel Brieva, podréis descargaros el disco completo.

2 comentarios:

El Meister dijo...

Llevo un tiempo siguéndole la pista a esta gente y me parece que están haciendo algo interesantísimo y muy personal. Se notan el buen gusto y las ganas de explorar, algo que como músico valoro y aplaudo. Ojalá nuestros caminos se crucen pronto. Muy buen ojo, Mordor!

Makea dijo...

He estado echándolo un ojo a la cartelería que se gasta este grupo y es sencillamente impresionante. De lo mejor que se ha visto por estos lares de Mordor en mucho tiempo. Genial.