20 mayo 2011

Tomar las Plazas para devolvernos la ilusión.

Cuantas horas, cuantas cervezas han caido charlando entre amigos sobre política, sobre ilusiones, utopías, injusticias... Y cuantas libertades que teniamos en la calle, hemos ido viendo desaparecer.
Hemos salido a la calle a manifestarnos por diversos motivos, pero siempre con esa incómoda sensación de: "no nos van a hacer ni puto caso".

Estos días nos hemos acercado a la Puerta del Sol con la esperanza, una vez mas, de que todas las reivindicaciones que llevamos tanto tiempo rumiando tuvieran un eco y llegaran mas lejos gracias a la cobertura mediática que se estaba consiguiendo. No solo en nuestro país sino a nivel internacional.

La primera sorpresa es la buenísima organización. A pesar de que con el tiempo esto deja de sorprender - ya que contamos con los precedentes del buen hacer de la gente del "Patio Maravillas" y de "La Tabacalera" entre otros, donde se consigue organizar a mucha, pero mucha, gente en grandes espacios urbanos - lo conseguido en la Puerta del Sol, partiendo de un espacio vacio compartido con los miles de personas que pasan a diario por allí, tanto a nivel de infrestructuras, cocina, información, cobertura legal, como de organización humana es para tomar nota.



Pero no fue solo eso lo que nos impresionó. Fue al llegar la primera asamblea libre y abierta para todos el día 19 de Mayo a las 12:00 donde de repente nos vimos sentados en un inmenso circulo de personas rodeando a los moderadores, a los que microfonos y megáfonos se les quedaron insuficientes, donde pudimos sentir por primera vez que la gente si estaba por la labor de hablar de política, de justicia y de derechos, desde múltiples puntos de vista y respetando a todos los demas.
No os imaginais que sensación tan gratificante en un país como éste, donde hablar mas alto y con mas aspavientos se toma por tener la razón, la de ver a tu alrededor a cerca de mil personas de diversas edades, ideologías y procedencias, respetar turnos de palabra, normas de moderación y aspectos de la cuestión que te pueden interesar menos, con tanta paciencia e ilusión como la que se notaba en el ambiente.

La asamblea. Se utilizaban las "manos arriba" para mostrar aprobación...
Solo por esa primera asamblea, acabe como acabe el asunto, ha merecido la pena todo este movimento. Y a mi, personalmente me ha devuelto la ilusión y cierta confianza en la sociedad en la que vivo. Que puede haber estado dormida, pero que ha aprendido ciertas cosas.

Los tiempos han cambiado y si, somos hijos hoy del desengaño que supuso para los que vieron caer la dictadura en España, que las cosas no cambiaran tanto a la muerte del dictador.
Puede que hoy no sea suficiente con lanzar consignas al aire o agitar banderas para emocionar a la gente. Hoy queremos ver seriedad, gente preparada y con ideas fundamentadas en la realidad que nos rodea. No hay que renegar de la utopía, pero la realidad hay que transformarla desde dentro, y ayer en el campamento de la Puerta del Sol se dió un gran paso.

Fotografías: EFE

Dr. Jarri