22 julio 2008

Eli "Paperboy" Reed - Roll with you

Si hay una cosa que genera más amor/odio en la prensa musical especializada son esas listas de «lo mejor de». Todas, absolutamente todas las revistas caen, en mayor o menor medida en eso. Una de las revistas que más carga contra ese concepto es Ruta 66 (de la que soy comprador más o menos habitual). Así, Ruta 66 no elabora ningún tipo de listas con lo mejor del año, pero todos los meses presenta un «disco del mes», es decir, pone unos discos (en este caso uno) por encima del resto.

La verdad es que suelo echarles una escucha a los discos del mes de Ruta 66. Me he encontrado de todo, desde discos que me han llegado hondo y hoy se me antojan imprescindibles (Dangerous magical noise de The Dirtbombs, Porcella de The Deadly Snakes, Ive got my own hell to raise de Bettie Lavette) hasta los que no me dicen nada (En otro tiempo, en otro lugar, de J. I. Lapido, Rebels, rogues & sworn borthers de Lucero) o los que no he aguantado hasta el final (bien sea por ariscos y complicados, como The Drift, de Scott Walker o por, directamente, parecerme más bien malos, como Mach Schau de Hoodoo Gurus).

¿Y todo esto a qué? Pues porque, espoleado por el último disco del mes (número de julio-agosto), llevo escuchando de manera compulsiva Roll with you, el segundo y excelente álbum de Eli “Paperboy” Reed.

Parece ser que Eli se ha puesto en el ojo de prensa especializada (e incluso generalista, como dicen elogios desde el New York Times, el Boston Globe o El Correo de Bilbao) cuando la revista Mojo sacó en abril un recopilatorio titulado The new dictionary of blues and soul en el que apareció «Roll with you», tema que da nombre a su último trabajo.

No os asustéis por el careto bobalicón a lo Rick Astley:
el suyo es un discazo
(Foto (c) de E.C., tomada de aquí).

Todos los elogios que se dicen de él no son para menos. No es que yo sea un entendido en soul y R&B (no paso de los grandes clásicos), pero cuando en todos lados le comparan con Otis Redding, Sam Cooke, Van Morrison o Al Green, es que algo debe tener. Y lo tiene. 11 temas intachables (el álbum es un single tras otro) en los que predominan el soul y R&B más clásico con toques de rock’n’roll (del de verdad) e incluso funk, una voz talentosa y una sección de vientos de quitar el hipo (de hecho, algunos de los miembros de The True Loves vienen de bandas del entorno ska-punk, como Skavoovie and the Epitones o Murphy's Law).

Y aquí aporto un par de comparaciones que me parecen de cajón: una, claro James Brown (vete directo al corte 4, «The satisfier» para comprobarlo) y la otra Little Richard (en su época setentera, con sus álbumes para Reprise: ve a «(Doin' The) Boom Boom». Además, ¿no es la portada de Roll with you algo parecida a la de Here's Little Richard?). Y vete a saber porqué, me ha dado por comparar este álbum con el fantástico In dreams, de Roy Orbison (otro que, por recomendación de Dr. Jarri, no dejo de escuchar últimamente).

Puede que la fascinación que siento por In dreams me haya hecho estar muy predispuesto para Roll with you y que esté demasiado flipado para escribir una reseña lo más objetiva posible. Pero es que cuesta encontrar fallos, aunque haciendo el esfuerzo los he encontrado, para que no digáis. Como señala Andreu Cunill en su excelente crítica para Ruta 66, el «fallo» más obvio es el «extremo parecido» (por no decir plagio) entre algunos de sus temas y un par de clásicos del R&B. Como deberes, eso os lo dejo a vosotros. Pero por otro lado, este es un tema que está presente a lo largo de la historia de la música popular, si no, que se lo digan a Led Zeppelin y Willie Dixon. Otro aspecto que se podría echar en cara es el histrionismo de Eli a la hora de interpretar algunos temas. Pero esto ya es discutible en sí mismo, ya que, donde unos pueden ver excesos, otros verán pasión. Yo lo que veo es que estamos ante un chaval con ganas de comérselo todo, con lo que no siente ninguna necesidad de sujetarse y se deja llevar. Así que bien visto, tampoco es una lacra a la hora de disfrutar del disco. Y tercero: los coros. Mientras que voz y metales visten de manera efectiva las canciones, en los pocos momentos en los que aparecen coros (masculinos o femeninos) no están a la altura. Habría sido mejor o eliminarlos o darles más protagonismo.

Pero bueno, como he dicho, esto no son sino ejercicios intelectuales a la hora de escribir sobre un disco. Déjate llevar y disfruta de él. Seguro que dentro de poco nos sorprende con una nueva joya.
Joven Frodo
Enlaces de interés:
Página web de Eli "Paperboy" Reed
mySpace de Eli "Paperboy" Reed

3 comentarios:

Mordor Sonoro dijo...

Tal y como lo pones parece que esta muy bien, y si suena a Roy Orbison...sin duda que me lo escucho!!!!

Perrunilla

Juanfran dijo...

¡Esta re-que-te-bien!

Pero Roy Orbison no. Me recuerda a In Dreams por que el disco suena como si estuviese grabado en los 60. Si metes una canción en medio de un grandes éxitos de Stax de la época, da el pego 100%.

Además, las voces de Eli y Roy no se parecen en nada, pero no sé, es una asociación muy particular y que no obedece a criterios objetivos, ¡simplemente estoy flipado con los dos discos y me dio por compararlos!

¡Discazoooooooo!

Mordor Sonoro dijo...

Perfecta aclaración! de todas maneras me gustará, que por lo que pones, las comparaciones y eso...no es facil que te comparen cn Otis o Sam Cooke, y por otro lado esta que disco que recomiendas disco que me gusta, asi que ya te contare que me parece!!!!!!!

Perrunilla