19 febrero 2008

Respuesta a la campaña «Proyecto 80%»

Hace poco se «constituyó» una plataforma en la que se pedía elevar la participación electoral hasta el 80%. Teniendo en cuenta que la izquierda es abstencionista y la derecha no, aumentar la participación favorecerá a los partidos de «izquierda». Ahora, ¿qué izquierda? ¿El PSOE se puede considerar un partido de izquierdas?

Reflexionando sobre ello y haciendo un balance sincero de esta legislatura, un amigo me mandó un mensaje en forma de respuesta a esa campaña, que, por su interés, reproduzco aquí. Recuerdo que en los dos primeros años alguien me comentó «me cuesta pensar en algo que Zapatero haya hecho mal». «¿La reforma laboral?», respondí rápidamente. Ahí me dí cuenta de que las decisiones mediáticas de Zapatero (sacar las tropas de Iraq, reforma del código civil —mal llamado «matrimonio homosexual»—, ley integral contra la violencia machista, etc.) tapaban aquellas en las que, curiosamente, PSOE y PP nunca estuvieron a la gresca. Las decisiones importantes: reforma laboral o política económica, sin ir más lejos.

Me da que me voy a abstener...
Joven Frodo

El proyecto 80%:
Pregunta: ¿qué pasaría si consiguiésemos alcanzar una participación en las elecciones generales del 80%?

La izquierda lleva 4 años aletargada, esperando su momento, guardando las distancias en el debate político, mordiéndose la lengua y lo que no es la lengua, respirando hondo, tragando bilis, soportando insultos, recibiendo desprecios, pasiva, retirada, ahogada en un suspiro. Recordemos la decena de manifestaciones de la derecha mediática; las cosas que han voceado; los disparates que se han atrevido a decir; hasta donde han sido capaces de llegar manoseando instituciones sagradas como el Tribunal Constitucional; incluso se han atrevido a jugar con el dolor de las victimas y con los muertos del 11M. Nosotros, convencidos de nuestro sentido de la responsabilidad cívica, hemos elegido, sea por omisión o por comodidad, no responder ante semejantes andanadas. Apostamos por la política del apaciguamiento y por ceder nuestra espacio en la calle confiados en que las concentraciones se deslegitimasen por sí solas debido a los discursos antidemocráticos que se desarrollaban en cada una de las intervenciones de la derecha social española. 4 años de silencio, 4 años estoicos tolerando lo intolerable.

Pero ha llegado el momento en que los ciudadanos progresistas de este país podemos responder con toda la fuerza merecida a estos 4 años de descrédito y deslealtad democrática por parte de la derecha española, individualizada en avates como Acebes, Zaplana, Alcaraz, Rouco Varela o Jimenez Losantos. Ha llegado el momento de convocar una manifestación colectiva, tan grande y espectacular, que sea capaz de procurar tal lección democrática para aquellos que han violentado nuestra convivencia, que nunca, jamás, la olviden. Es hora, es el momento, de sacar a pasear nuestro orgullo, nuestra sangre, nuestro corazón, nuestros ideales, con la cabeza bien alta. Pero no lo haremos en la calle en forma de concentración ruidosa con pancarta y slogans. Lo vamos a plantear desde la red, más allá de la red, aludiendo al sentido de responsabilidad ciudadana que millones de españoles tenemos. Será un boca a boca a escala nacional el que llamaremos a nuestros amigos, conocidos, familiares, compañeros de trabajo, a unirse a un objetivo espectacular y grandioso: alcanzar el 80% de participación en las elecciones generales. ¡Sí, has leído bien! ¡Un 80%! Un reto tan grande, tan valioso, que si se consiguiese nos llenara de sano orgullo y satisfacción a tod@s. Tod@s a una, poniendo granitos de arena para llegar a formar una hermosa montaña de votos, tan grandiosa que consigamos, el día 9 de marzo, admirarla con asombro y honda satisfacción.

Todo empieza con una pregunta. ¿Conoces el "Proyecto 80%"? Sí, el gran objetivo, la gran obra maestra de la izquierda española, será llegar a esa cifra para impartir una lección que jamás será olvidada. Una demostración de fuerza que nadie podrá negar. Un golpe de efecto que abra portadas, titulares y ruedas de prensa. ¿Mareante? No es imposible. Es una cifra a la que se llegó en 1982 por ejemplo. En 1993 y 1996 se llegó al 77%. En las últimas, al 76%. ¿Alguien recuerda unas elecciones democráticamente más trascendentales desde 1982? Mirando hasta donde es capaz de llegar la derecha española uno tiene la impresión de que son los mismos que en plena transición cuestionaban la Constitución y el Estado Autonómico. Son los mismos que decían como entonces que "España se rompe". ¿Por qué no llegar entonces al 80% de participación para marcarle el terreno a esta derecha casposa y retrógrada? ¿Por qué no darles una lección en toda regla? ¿Por qué no demostrarles que España no tolera actitudes post franquistas y antidemocráticas como el boicot a los productos catalanes o el colapso de nuestras instituciones? ¿Por qué no recordarles que los ciudadanos que conformamos esta sociedad imperfecta no toleramos ni toleraremos que se juegue con la mentira, con la falsedad y con la descalificación zafia? ¡Por qué no llegar al 80% para dejar al mundo boquiabierto y para darle una lección a los Acebes y a los Zaplanas! Una meta difícil, pero altamente motivante; un objetivo grandioso que daría la vuelta a medio mundo y que devolvería la fe a la ciudadanía española. ¡Vamos!

¿Cómo? A la vez sencillo y estelar. Una campaña por Internet, un mailing anunciándola, una recogida de firmas, SMS, un lugar donde centralizar propuestas, videos, iniciativas de movilización. ¡Podemos hasta plantear un concurso simbólico a ver qué circunscripción es la que más se moviliza! ¡Puede ser divertidísimo! Nos sobran ideas si nos ponemos. ¡Somos la gente de la cultura, de la inspiración, los creadores! Somos la izquierda española, unida a pesar de sus diferentes tonalidades. Que se hagan eco los medios digitales, que se entere el país que tenemos un grandioso objetivo. ¡Vamos a alcanzar el 80%! De internet se podrá pasar al boca a boca, conseguir que se hable en los colectivos ciudadanos progresistas, en las tertulias..."¿sabes qué es el proyecto 80%?". Veréis que remarco siempre, progresistas, bien, tod@s sabemos que no hace falta lanzar campañas para movilizar a la derecha. Ellos van a votar fijo, llueva nieve o haya un terremoto. Nosotros y solo nosotros tenemos la responsabilidad y el peso para llegar, y por qué no superar, esa cifra. ¿Nos atrevemos? ¿Nos ilusionamos? ¿Nos mojamos? Un reto para ser atractivo debe ser difícil, estimulante, debe ser de tal manera que para alcanzarlo haya que dedicarle esfuerzo y tiempo, poco individualmente pero en suma una enorme iniciativa ciudadana y social. ¡Un 80%!

¿Quién se suma? ¿Te sumas tú? ¿Se suman tus amigos? ¿Esos que teniendo ideales progresistas casi nunca se animan a ir a votar porque tod@s los políticos son iguales? ¿Y tus familiares? ¿Qué propones? Hay tanta gente a la que movilizar e ilusionar....Podemos organizar grandes cosas. Podemos organizar una enorme fiesta en la calle el mismo día 9 de marzo si conseguimos el objetivo. ¡A la calle a celebrarlo! ¡Somos del proyecto 80% y lo hemos conseguido! ¡Somos grandes! ¡Vamos a Génova a celebrarlo con Rajoy! ¡Que se nos oiga, que se nos conozca! ¡Vamos a montar la enorme fiesta de la democracia, la del voto, la de la participación! ¡Podemos dar muchas lecciones a los políticos! ¡Somos poderosos si nos lo creemos! Hoy será al PP. Pero el PSOE, y el resto de fuerzas políticas, tomarán nota para futuros comicios. Es un grito de "no nos falles" más alto y nítido que los anteriores. Es nuestra respuesta a las andanadas de quienes insultan, de quienes separan, de quienes odian.

¿Nos atrevemos? ¿Nos atrevemos? Yo, me atrevo. ¿Quién se apunta?
¡Proyecto 80%!

Proyecto 80%
convoca a tod@s los progresistas y os pide que os hagáis eco en vuestras webs, blogs, foros y medios. Nosotros ponemos la semilla. El sol, el abono y el agua es cosa de tod@s para que esta enorme iniciativa culmine. ¡Orgullo compañeros, orgullo!
¡Proyecto 80%!
La respuesta: ... O de cómo me quema PRISA...

Cómo me cargan... entiendo el miedo a que vuelva el PP, pero no me gusta nada la forma. Puede ser útil a corto plazo, pero no hace mas que ahondar en la ciénaga de la política sin contenido:

¿Qué argumentos me dan en esa campaña para votar "progresista"? Sólo "darle en los morros a Zaplana &Co". Pero ni siquiera me mencionan por qué debo querer darle en los morros (a parte de unas pocas vaguedades). Tampoco me ofrecen una respuesta a la principal objeción que ellos
mismos reconocen (el "son todos iguales").

¿Qué hace a Acebes tan horrible? Quizá el problema es que si critican ciertas propuestas concretas de la derecha rancia, la campaña perdería fuerza porque muchos de los que votarán PSOE verían semejantes atrocidades como "razonables"... o se pondrían a pensar que en realidad las propuestas de su partido no difieren sustancialmente de las del otro...

Que sí, que vale, que se trata de motivar el voto, pero lo hacen de una manera que es como si estuvieran hablando de animar a la gente a mandar un SMS para elegir a su cantante favorito en Eurovisión: no necesitas tener ningún criterio, vota para joder a los fachas... no importa nada lo que vaya a hacer el que salga elegido... con tal de que a Rajoy se le agrie el día, todos de fiesta... (botellón y a subirnos a la Cibeles)... después a chupar reformas laborales, ilegalizaciones de partidos, loas al libre mercado, bendiciones a la monarquía, cierre de medios de comunicación, aumento de presupuestos militares, pasividad frente a la tortura e impunidad para los torturadores, sumisión a la iglesia, mantenimiento de tropas de ocupación en Afganistan, enésima traición a los Saharauis,...

Y no me malinterpreteis... no estoy diciendo que por todas esas razones haya que quedarse en casa sin ir a votar, ni que no sea válido el intentar una campaña de movilización del voto de izquierda... sólo que el lenguaje con el que se hace ésta campaña en concreto, por su asepsia para llegar a todo el "espectro de izquierdas", sacrifica lo que hace que la izquierda sea izquierda: la capacidad crítica.

Está claro que la capacidad crítica es lo que hace que la izquierda se divida y que en parte no vote (y mientras que la falta de esa capacidad hace que la derecha vote en bloque)... pero es que si sacrificamos justamente eso para hacer campañas, ¿qué nos diferencia de la derecha?

En fin

Karlos.

Enlaces de interés:

Proyecto 80%
Cuatro años de ZP, en el periódico Diagonal.

3 comentarios:

vinagron dijo...

Con mi voto que no cuenten!!!!

Creo, que a lo mejor me animaría si hubiese un sistema tipo "anti-voto", esto es, que un tipo vota psoe, pues yo si voto anti-psoe, se anula el voto al psoe (1-1=0), de manera que a lo mejor así terminaríamos con el bipartidismo, ya que como polarizan nuestro voto a votanos a nosotros por no votar a los otros, pues se neutralizarian tantos votos que aparecerían pequeñas agrupaciones, ecologistas, seguro que algún que otro fascista, y tendríamos un parlamento más animado, colorido y pistolero.

Nada más.

Anarquía, te esperamos con fuerza renovada!!!!!!!

Juanfran dijo...

¡Claro que sí! ¡Es lo que siempre digo! ¡Viva el anti-voto!

Eso sí que sería voluntad popular...

Mordor Sonoro dijo...

Ya estoy hasta los kojones
otra vez hay elecciones
y tendremos ke aguantar
la propaganda elektoral
ellos kerran ke les votes
el PSOE, al CDS, o al partido popular.
Buaga !!!!
vota, vota, vota, vota idiota!
Son ahora y fueron antes
una panda de mangantes
solo kieren el poder
para poder txupar bien
si tienes algo de cerebro
no lo dudes pasa de ellos
vota, vota, vota, vota idiota!

MANOLO KABEZABOLO